SINOPSIS &

CONTEXTO

(synopsis&context)

TRAILER

(trailer)

FESTIVALES&AWARDS

(festivals&awards)

FOTOGRAMAS

(stills)

DECLARACIONES

(statments)

PRENSA &

DESCARGAS

(press&downloads)

INFORMACIÓN &

CONTACTO

(info&contact)

 

INTENCIONES

Una película llena de ruido. Sobre el formato, la imagen y el sonido.

 

El formato de rodaje del film es en color 16 mm, reproduciendo, tanto en iluminación como en emulsión y contraste, el acabado tosco y crudo del cine underground de los años setenta.

 

Una de las particularidades del film es que los diálogos no se escuchan, debido al volumen constante de la omnipresente música. Esta decisión formal afecta de manera concluyente la recepción de la película para el espectador y actúa en varios niveles:

 

La desaparición de la voz nos obliga a contemplar el film como una película muda. La gestualidad de los rostros y las acciones de los cuerpos se disponen en primer término. Somos observadores silenciosos, como si estuviéramos intentando adivinar qué palabras se están diciendo unos desconocidos que charlaran en el otro extremo de una habitación.

 

Por otro lado, considerar que la escena que mejor delimita los inicios de los años ochenta es una fiesta nocturna realizada en una casa, con gente de todo tipo, y edades y apariencias más o menos mezcladas, se refuerza si en esa fiesta la comunicación es escasa o estéril. La película, anulando en su banda de audio la voz humana de los personajes, incorpora la sensación de ruido difuso, de molestia perceptiva, de dificultad para articular un discurso, que envuelve al ocio prolongado.

 

En la necesidad de aportar una información del contexto histórico en que se desarrolla lo que acontece ante nuestros ojos, se apuntan, someramente, algunos retazos de diálogos, alguna frase suelta. Esta frases pueden ser muy coloquiales, muy banales. La película se comporta como una radio defectuosa, que no puede mantenerse mucho tiempo en una misma frecuencia.

 

Nos queda, si acaso, la letra de alguna canción. Hay un interés por hacer una arqueología de las canciones de esa época que no llegaron a convertirse en himno “generacional”. Como si esas canciones contuvieran un mensaje oculto.

 

 

DECLARACIONES DEL DIRECTOR

 

El Futuro pretende ser una mirada crítica a los usos y costumbres que la sociedad española, en concreto las clases medias, adquiere con un fulgurante rapidez a inicios de la década de los ochenta. Unos valores que yo también he compartido, en los que yo también me he instalado. Una de las personas que entrevisté para documentarme sobre la época me decía: “Con la victoria socialista pensamos que estaba todo hecho, cuando estaba todo por hacer.” Es como si la clase media española hubiera confundido democracia con sociedad de consumo, que era lo que se estaba vendiendo y difundiendo en realidad.

 

Para mí lo importante era trasladar hasta qué punto los jóvenes de los ochenta, de los noventa, del siglo XXI hemos compartido unos mismos códigos relacionados con el ocio, las relaciones sexuales, la movilización política, la coyuntura laboral.

 

El film parte de un momento personal difícil, en el que tanto yo como otros amigos y familiares habíamos perdido nuestro trabajo. Por vez primera en mi vida, la incertidumbre y la precariedad es tan alta, tan excesiva, que no soy capaz de vislumbrar ningún camino, no soy capaz de planificar nada mínimamente estable. La sensación de derrumbe y colapso es total, y los diferentes gobiernos no han hecho desde entonces sino destruir derechos sociales y laborales para empobrecer a la ciudadanía.

 

Desde esa incapacidad para poder planificar mi futuro decidí echar la vista atrás y mirar a la joven sociedad española de 1982, que tenía todo un país por construir. Un momento en la Historia reciente de mi país en el que la población tenía una verdadera confianza en el futuro, justo lo contrario de lo que sucede en la actualidad.

 

("El Futuro" tries to critically look at the values and customs that Spanish society acquired stunningly fast at the beginning of the eighties One of the people I interviewed to research about this period told me: "With the socialist victory of 1982, we though that everything had been achieved when in reality, everything was still left to be done." It was as if the Spanish middle class had mixed up democracy consumerism.

 

The main idea of the film is to reflect how young people in the eighties, nineties, and XXI century share the same social codes about leisure, sexual relationships, political commitment and labor issues. As well as how in 1982 we can find the seed of the economic crisis we are currently living thirty years later.

 

The film is set in a party where the music is so loud you can hardly listen to a single dialogue. A fake footage, a rough home movie shot in 16mm by some drunk youngsters.

 

I conceived this movie in a difficult personal moment, in 2010, when i became unemployed, as well as some of my friends. For the first time in my life, uncertainty and precariousness were so imminent, so excessive, that I couldn´t see any possible, permanent and sustainable path for my future.

 

I decides to look back and think of the young Spanish society in 1982, which had the whole of a country to build.)